La biología sintética y las industrias extractivas

Descargar documento aquí

Descripción

Los riesgos para el clima y la biodiversidad aumentan en la medida en que la industria biotecnológica y la de combustibles fósiles profundizan sus alianzas de negocios, para inyectar microbios genéticamente modificados en campos petroleros

Un puñado de nuevas empresas de biología sintética, junto con otras compañías biotecnológicas ya establecidas dedicadas a la producción de combustibles y sustancias químicas, están cambiando las materias primas (de biomasa a gas natural) con las que alimentan a sus bacterias de diseño genético.

La industria de la biología sintética y de empresas de reciente creación tratan de crear alianzas con los intereses de las industrias energéticas vinculadas a la fractura hidráulica (fracking) de petróleo y gas de esquisto. Esto incrementará, de hecho, la economía extractiva basada en recursos fósiles, que es la principal causa del calentamiento climático planetario y otros problemas ecológicos y sociales. Las nuevas técnicas de la biología sintética, como la llamada “fermentación gaseosa”, permiten que el gas natural sea transformado en combustibles, sustancias químicas, plásticos e incluso posiblemente proteínas. Lo cual agregará aún más valor al gas procedente de los campos de petróleo y de los fracturados hidráulicamente, y volverá potencialmente rentables entre 40 y 60% de las reservas globales de gas (actualmente es de acceso tan difícil que no es rentable recuperar).

La inyección de microbios en campos petroleros constituye una apuesta tecnológica que podría expandir las reservas globales de petróleo en 150% si demuestra su eficacia. También permitiría una mayor recuperación de gas de las actuales reservas de carbón.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Ir al contenido