Redención

hoy te quiero de gala como un campo
de almendros en febrero
que el alba te decore
con su luz escarchada de rocío
que no desprecies nada
no limites tu gozo a la belleza

¿Soy boca para tus oídos?

¿Soy boca para tus oídos?
¿Necesitas oír con los ojos?
Huyen las palabras, se van
su ausencia es lo que no será
quedan sílabas balbuceantes
estelas invisibles de voces arrasadas

Infancia de ceniza – Infancia herida

Vendedores de infancia feliz/

de inocencia y de nostalgias/

trampantojos de la niñez/

tantean huellas lejanas/

gotean añagazas perfumadas/

ignoran ecos y sombras, exhuman/

La plegaria del pez

sales de ti/
regresas al origen/
un paramecio aislado una medusa/
surcando a la deriva el útero absoluto que ampara y enmudece/
la soledad injertada a tu epidermis/
asfixiante y febril como un incendio de agua/

La vida nunca es razonable

Constelados
con frío, con sueño
tu cuerpo y el mío
mi alma y la tuya
personifican lo malo
lo viciosamente bello
que empuja …

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00 
Ir al contenido