La hora del silencio

Imprimir
Email
Tú lector, palpitas de vida y de orgullo y de amor como yo, para ti, pues, estos cantos. WALT WHITMAN

¿A quién le importa

si me hundo o me elevo?

Aquí estoy desangrando la noche

con mi tristeza mansa

acunando inocencias

enlazando signos de pálida añoranza

sobre blancas sábanas de llanto.

Junto a una lágrima seca

la angustia de no dormir

horada la almohada.

 

Un fantasma vacío

escribe versos melancólicos

se asusta con la noche

cuando traspasa el silencio.

 

Amasando dulzura

en este día enteramente puro

besa y muerde el amor

con besos de agua y miel.

 

Debajo de la tristeza

la primavera

desvela lentamente su mirada

no renuncia a su pasión.

Vuelan los charranes

nadie se salva de la vida.

 

Después de los crepúsculos

y los temblores de agua

abren sus ojos las auroras.

Por fin corre hacia el patio

el inaudible rumor de los geranios.

Es la hora.

Volvamos al silencio.

También puede realizar una búsqueda más general de artículos e información en este sitio web o si lo prefiere puede buscar sólo vídeos en la Videoteca

Los artículos, documentos, poemas y vídeos que figuran en esta web son responsabilidad exclusiva de sus autores. No reflejan necesariamente los puntos de vista de Vídeos Educa. 

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Ir al contenido