Mundo subterráneo. La Cueva del Puerto

0,80  IVA Incluido

Un desnivel de 114 metros y 4 kilómetros de galerías llenas de sorpresas celosamente guardadas

Duración: 9’ 35”  ALQUILERDispone de 72 horas para ver el vídeo las veces que quiera

Descripción

Algunas montañas esconden bajo su corteza un mundo subterráneo, diferente, oscuro y silencioso, lleno de sorpresas celosamente guardadas. Es el mundo de las grutas y cuevas. De su estudio y exploración se encarga la espeleología. En la Sierra del Puerto encontramos una de estas cuevas conocida con el nombre de Cueva del Puerto1

Los espeleólogos preparan el equipo que van a necesitar para la exploración de la cueva. El casco es una pieza muy importante, pues protege la cabeza ante posibles golpes contra las rocas. También posee la iluminación que nos permite  ver en la oscuridad de la cueva. La piedra de carburo es la fuente de energía utilizada. Se almacena en la parte inferior del carburero, mientras que la parte superior se llena de agua.   Al mezclarse el carburo con el agua se desprende el gas acetileno que produce la llama de iluminación.

La Cueva del Puerto, como la mayoría de las cuevas en el mundo subterráneo, da la impresión de serenidad y eternidad

El tamaño de sus salas y galerías hace que el suelo se pierda en las profundidades. En la exploración de la cueva se enfrentan el control mental y la habilidad física, con los temores más profundos y primitivos que hay en nosotros. La oscuridad, el frío o la soledad, el miedo a caerse o el riesgo de perderse para siempre en las entrañas de la tierra.

La espeleología es un deporte de equipo donde cada uno tiene una misión que cumplir. Unos toman los datos en una estación de medida de temperatura y humedad relativa que en la Cueva del Puerto es alta. Otros realizan la topografía de las diferentes estancias de la cavidad. El recorrido es lento.

Los espeleotemas son depósitos de calcita que se forman en el interior de la cueva. Las gotas de agua llevan disuelto el carbonato de calcio que va formando las estalagmitas, las estalactitas y otros espeleotemas mediante el continuo goteo.

Todo visitante de una cueva, debe procurar que su paso por ella se note lo menos posible.

Los momentos de riesgo y osadía en las cuevas son personales, silenciosos y no observados. El espeleólogo trabaja sólo, sin ser visto por un publico; carece de críticas y elogios, y las victorias son calladas, como el silencio que le rodea.

Todo visitante de una cueva, debe procurar que su paso por ella se note lo menos posible. Y debe hacerlo por dos razones. La primera para que otros puedan contemplar la misma belleza en salas y galerías. La segunda por respeto a la naturaleza que ha tardado miles de años en formar las cuevas del mundo subterráneo.

(1) La grabación de este vídeo se hizo durante la topografía de la cueva, antes de que se acondicionara para su visita turística.

Licencias Colectivas

AHORRE DINERO y DISPONGA DE MUCHO MÁS TIEMPO PARA VER LOS VÍDEOS al adquirir alguna de las licencias de uso de todos los vídeos incluidos en la categoría NATURALEZA.  IR A LICENCIAS

Licencias Naturaleza

Centro de Recursos

Puede ampliar información en el CENTRO DE RECURSOS. Para poder acceder y descargar GRATIS los contenidos antes debe REGISTRARSE.

Al registrarse consigue también el acceso GRATIS a 5 VÍDEOS, un cupón del 20 % de DESCUENTO en las licencias colectivas, otro cupón del 10% en vídeos y suscripción gratuita al boletín.

 

También te recomendamos…

Mundo subterráneo. La Cueva del Puerto
0,80  IVA Incluido
Ir al contenido