La ciudad islámica

0,97  Sin IVA

Un elemento primordial para la conversión de los nuevos territorios conquistados por los árabes en la Península Ibérica

Duración: 12’ 20”  ALQUILERDispone de 48 horas para ver el vídeo las veces que quiera

☛ En esta época de sobrecarga mediática y amnesia instantánea, su influencia al compartir este contenido es mucho más poderosa que cualquier campaña

Descripción

Con la llegada de los musulmanes las zonas rurales se pueblan. Sus habitantes viven en pequeñas aldeas o alquerías, formadas por un número reducido de casas. Son el germen de la ciudad islámica. Para proteger y controlar a los habitantes de las alquerías levantan castillos.

La vida urbana es uno de los pilares más importantes para el desarrollo de la religión islámica fundada por Mahoma. La ciudad islámica que los árabes llaman madina, juega un papel importante para la conversión en los nuevos territorios conquistados.

Siyâsa, es un asentamiento urbano que tras ser abandonado no ha vuelto a ser ocupado por los seres humanos. Las casas –construidas con yeso, piedra y tierra–  parecen suspendidas en el tiempo. Sus calles estrechas y callejones sin salida, nos ayudan a comprender mejor el carácter privado de la vida familiar de los musulmanes, muy celosos de su intimidad. 

Pero la estrechez de estas callejas cumple también una función de defensa. En un enfrentamiento pueden ser defendidas por pocos hombres.

La ciudad islámica es un pilar esencial para desarrollar la religión fundada por Mahoma

A medida que aumenta la población, crecen las ciudades. La religión islámica también influye en su estructura y crecimiento. La zona publica está separada de la zona privada. Mientras la actividad familiar se desarrolla en la vivienda, la actividad publica se desarrolla en el centro de la ciudad. Aquí están la mezquita mayor, la alcazaba y los zocos. 

Para defender la ciudad ante agresiones externas levantan murallas a su alrededor. Estas murallas también sirven para separar dos espacios: el rural y el urbano.

La mezquita es la sede del poder religioso. Aquí acuden los fieles a rezar y cumplir con uno de los preceptos más importantes del Corán: la oración.

El zoco es una de las zonas públicas de la ciudad donde se realizan las actividades comerciales. Los zocos se organizan por gremios, agrupándose por calles los miembros de un mismo oficio. Además de estos mercados permanentes había otros de carácter periódico, situados a la entrada de la ciudad en espacios abiertos. Eran algo parecido a nuestros mercadillos de hoy día.

Después de cinco siglos la Cora de Tudmir, convertida en tierra de fronteras, se verá sometida a una intensa actividad militar.

También te recomendamos…

La ciudad islámica
0,97  Sin IVA