El belén

0,97  Sin IVA

Es de origen medieval pero su difusión popular es más reciente

Duración: 5’ 31”  ALQUILERDispone de 48 horas para ver el vídeo las veces que quiera

☛ En esta época de sobrecarga mediática y amnesia instantánea, su influencia al compartir este contenido es mucho más poderosa que cualquier campaña

Descripción

En esta actividad artesanal las técnicas apenas si han variado con el paso del tiempo

Aunque el belén es de origen medieval, su difusión popular es más reciente. En el siglo XVIII el rey Carlos III traslada a la corte española la costumbre italiana de representar el nacimiento de Jesucristo. Con el paso del tiempo la piadosa costumbre del belén se populariza. Y acaba entrando hasta en las casas más humildes.

En el taller de la familia Cuenca varias generaciones se han dedicado a la fabricación artesanal de belenes. En esta actividad las técnicas artesanas de producción apenas si han variado con el paso del tiempo. El trabajo se inicia a partir de los moldes de figuras originales propias. Los moldes también son esculpidos imitando modelos creados por algún escultor famoso, como Francisco Salzillo. En su taller se elaboró, por encargo del marqués de Riquelme, un belén barroco que tiene 556 figuras.

De cada figura esculpida se hace un molde de escayola que permite sacar unas 100 copias idénticas.  El barro se coloca en el molde y se aprieta bien para que hasta el más pequeño detalle quede plasmado en la figura.

Cuando las figuras de barro están secas tras cocerse en el horno, la policromía les dará su aspecto definitivo. Con esa paciencia que da el oficio, los pinceles, guiados por la mano del artesano, dan color a las figuras.

La repetición de modelos antiguos permite que el belén sea una fuente de información sobre actividades populares de otros tiempos

Colocadas en la mesa de trabajo o en las estanterías, las figuras de barro poseen la marcialidad de un ejército.  Sin embargo, es en Navidad cuando el belén narra su historia de cada año. Es entonces cuando este mundo de figuras absurdamente repetidas, adquiere su verdadero significado. Ahora todo parece cobrar sentido. Cada personaje y cada grupo recrea la acción que el texto de la Biblia dictó a la imaginación del artesano. La especialización de los belicistas ha dado lugar a los estilos que aún permanecen hoy. El barroco, el hebreo y el popular.

Debido a la repetición de modelos antiguos, el belén también es una fuente de información sobre actividades populares de otros tiempos no muy lejanos. Actividades que, cuando llega la Navidad, reviven ante nuestros ojos encarnadas en estas pequeñas figuras de barro.

También te recomendamos…

El belén
El belén
0,97  Sin IVA