Sal marina

0,80  Con IVA

Nuestro cuerpo necesita la sal marina tanto como el agua, pues tiene los mismos minerales y oligoelementos que hay en nuestro cuerpo y en la proporción exacta que el cuerpo necesita. Pero la sal refinada de mesa (cloruro sódico) es una sustancia tóxica que daña a nuestro organismo.

Duración: 9’ 18”  ALQUILERDispone de 48 horas para ver el vídeo las veces que quiera

☛ En esta época de sobrecarga mediática y amnesia instantánea, su influencia al compartir este contenido es mucho más poderosa que cualquier campaña

Descripción

La sal refinada de mesa que consume la mayoría de la gente y que se añade a miles de alimentos elaborados industrialmente es tóxica

La sal marina es una sustancia muy importante en la historia de la humanidad. La palabra salario tiene su origen en la época romana, cuando los soldados recibían sal como pago por sus servicios. Actividades como la extracción de sal marina también nos enseñan que es posible sacar las riquezas de la naturaleza sin causarle daño.

La sal también tiene otras utilidades. Desde la antigüedad diversas culturas la han utilizado como conservante. Bajo el imperio romano, en la vieja Hispania la sal se empleaba en la industria de salazones, igual que se hace hoy. Esto se debe a la capacidad de la sal para eliminar la humedad y repeler las bacterias. Por eso se dice que la sal limpia y purifica. Y lo hace de forma permanente porque la sal nunca se estropea.

Nuestro cuerpo necesita la sal marina tanto como el agua

El 96,5 % del mar es agua y el 3,5 % son sales disueltas en el agua. Pero este pequeño porcentaje de sales equivale a unos 50 billones de toneladas. La cantidad es tan inmensa que, si extendiésemos todas las sales marina sobre la superficie del planeta, formarían una capa de 40 metros de espesor.

Si separásemos esta enorme cantidad de sales marinas encontraríamos que hay diez elementos que se encuentran en mayores proporciones. El más abundante es el cloro y a distancia le sigue el sodio. El sabor salado del agua de mar se debe al sodio. El cloro y el sodio juntos representan las tres cuartas partes de todas las sales marinas.

En menores cantidades se encuentran otros minerales como el magnesio, azufre, calcio y potasio. En cantidad más pequeñas aún el bromo, estroncio, boro y flúor. Junto a estos diez macroelementos, el agua de mar contiene en cantidades muy pequeñas otros 79 elementos llamados oligoelementos. Se encuentran en forma orgánica, por lo que pueden ser fácilmente asimilados por los seres vivos.

La sal refinada de mesa es una sustancia tóxica que daña a nuestro organismo

Nuestro cuerpo necesita la sal marina tanto como el agua. La sal natural que procede del mar tiene los mismos minerales y oligoelementos que hay en nuestro cuerpo y en la proporción exacta que el cuerpo necesita.

Pero la sal refinada de mesa que consume la mayoría de la gente y que se añade a miles de alimentos elaborados industrialmente es cloruro sódico. Tiene sólo dos minerales: el cloro y el sodio, que no se encuentran en la proporción natural que el cuerpo necesita. La sal refinada de mesa es una sustancia tóxica que daña a nuestro organismo.

LICENCIAS COLECTIVAS

AHORRE DINERO y DISPONGA DE MUCHO MÁS TIEMPO PARA VER LOS VÍDEOS al adquirir alguna de las licencias de uso de todos los vídeos incluidos en la categoría LA SALUD EN TU MESA.  IR A LICENCIAS

También te recomendamos…

Sal marina
0,80  Con IVA