Vida en el bosque del gran duque

0,97  Sin IVA

El bosque da cobijo y alimento a multitud de animales que no podrían desarrollar su existencia en otro lugar.

Duración: 9’ 39”  ALQUILERDispone de 48 horas para ver el vídeo las veces que quiera

☛ En esta época de sobrecarga mediática y amnesia instantánea, su influencia al compartir este contenido es mucho más poderosa que cualquier campaña

Descripción

El bosque da cobijo y alimento a multitud de animales

La vida en los árboles no acaba en sí misma.  El bosque da cobijo y alimento a multitud de animales que no podrían desarrollar su existencia en otro lugar. 

El águila calzada ha construido su nido en la copa de este pino, lejos del alcance de otros depredadores. Aunque es la más pequeña de nuestras águilas, reúne en su anatomía los aspectos de su pariente más grande el águila real.

El nido suele estar orientado hacia el este para permitir que los pollos reciban el sol durante unas horas. Las ramas les sirven de sombrilla y evitan una excesiva insolación que provocarla su muerte en pocas horas por deshidratación. 

Sus ojos, perfectamente adaptados a la oscuridad, tienen una visión cien veces mayor que la humana

Oculto en una grieta de esta pared rocosa encontramos a uno de los super predadores de nuestros bosques: el búho real. Conocido como gran duque, puede alcanzar hasta 3 kilos de peso, medir cerca de 80 centímetros de altura y 2 metros con las alas extendidas. Se trata de la rapaz nocturna más grande del planeta. Sus ojos, perfectamente adaptados a la oscuridad, tienen una visión cien veces mayor que la humana.

El monte y sus aromas

Pero no hay monte sin aromas que nos llegan de la fragancia alcanforada del romero.  Aromas del delicado perfume del espliego , del tomillo o la genista.

La cabra montes es un magnifico herbívoro que sólo encontramos en las sierras de alta montaña. Vive en manadas separadas por sexos la mayor parte del año. 

El cernícalo vulgar es un halconcillo de cola larga y alas apuntadas que mide poco más de 30 centímetros. El nombre le viene de su costumbre de quedar cernido en el aire, batiendo rápidamente las alas, para mejor atinar en la captura de sus presas. La familia cernícala comparte el cuidado de su nido en el palomar de un cortijo abandonado. Cazan roedores, anfibios, aves o insectos, por lo que son buenos aliados de los agricultores. Sin embargo, los pesticidas y las capturas de nidos son las principales amenazas que acechan a esta pequeña rapaz.

En este recorrido por la vida en el bosque, resulta más difícil de seguir la huella de la encina. Pobre y vieja carrasca de los bosques levantinos, donde un día fue reina y señora.

Ampliar información sobre aves rapaces aquí

También te recomendamos…

Vida en el bosque del gran duque
0,97  Sin IVA